¿Qué es la depresión?

tips-contra-depresion-adolescentes-a-tu-saludLa depresión forma parte de los llamados “trastornos del estado de ánimo” junto con el trastorno bipolar y el trastorno distímico y ciclotímico. Se caracteriza por un estado de ánimo profundamente doloroso y la pérdida de la capacidad de amarse a uno mismo y a otros.

Las personas deprimidas experimentan un fuerte sentimiento de soledad y las relaciones sociales pueden deteriorarse enormemente. Un desinterés por todo invade al sujeto y esto tiene consecuencias en su expresión, en su decir. El acto de hablar está afectado y la persona deprimida siente y piensa que no tiene nada interesante que decir, pero tampoco nada interesante que escuchar, nada apasiona, nada se desea. De manera que se produce una separación entre la persona y el otro, la palabra deja de tener valor para el sujeto el cual se queda aislado y fijado a su propia elección en su goce-sufrimiento.

La depresión puede producirse por varias causas, una de ellas es que suele haber una pérdida de algo muy significativo para el sujeto, este algo puede ser una persona, un ideal, la libertad…etc. En esto hemos de diferenciar duelo y depresión.

El duelo no se considera patológico ya que es reactivo a una pérdida concreta donde la persona necesitará un tiempo para poder simbolizarla, y redistribuir la líbido que estaba ligada al objeto perdido sobre otros objetos. La depresión surge cuando la persona no consigue hacer este duelo, esta separación, y su líbido queda fijada al objeto perdido identificándose con éste sin saberlo. Digamos que el objeto perdido se ha vuelto un “lastre” del cual la persona no puede separarse, el objeto pasa a ser un objeto de goce con el cual se confunde y no un objeto de causa del deseo.

En este sentido y citando a Lacan, la depresión vendría a presentarse por no poder sostener el propio deseo, es decir no poder conducir la vida en el sentido que uno quiere. Sostener el deseo no siempre es fácil, es mucho más fácil entregarse al “goce” del sufrimiento, sin embargo la renuncia al propio deseo comporta el afecto depresivo, ya que dicha renuncia se experimenta como culpa, que puede ser mas o menos consciente. Y la consecuencia es la depresión, el desinterés por todo y el no querer saber sobre uno mismo.

El psicoanálisis es un remedio muy eficaz para la depresión, dando a la persona la oportunidad de volver a poner en juego su palabra y su deseo.

María Isabel Sánchez. C/González Adalid 13. Murcia

Teléfono de información y citas: 637 71 18 77